feedback

olvidé contraseña

 

"El ojo del amo engorda el caballo" y Tito lo sabe...

 

Sábado, 1 de junio de 2013 - 09:10

Tito Vilanova está siendo tratado de una grave enfermedad. Y tiene períodos donde es necesario desplazarse, en este caso a Estados Unidos, para hacer revisiones y recibir tratamientos médicos adecuados. Esta pasada temporada 2012/2013 pasó por sucesivos episodios en los que fue sustituido por el segundo entrenador, Roura.

El equipo ganó la Liga de una manera brillante y, en momentos de flaqueza, la opinión pública puso en duda la situación de temporalidad así como el desempeño colegiado de Tito y de Roura, sobre todo echando en falta al primero y criticando al segundo. En realidad, todos achacaban que “no se puede entrenar por correspondencia”, a pesar de los modernos medios tecnológicos de comunicación. La Directiva del Barça, en este caso, estuvo muy firme respecto a dar plena confianza al equipo técnico; quizás porque se ganó, precisamente. Pero creo que fue un buen ejemplo de gestión integral con las dificultades implícitas.

Ahora se presenta la próxima Liga 2013/2014 y la voz crítica del barcelonismo, representada por Johan Cruyff, ha puesto en duda esta manera de gestionar de Tito Vilanova, incluso comparándolo gratuitamente con Pep Guardiola. Cuando menos la posición de Cruyff me ha parecido oportunista y más bien pareció una estrategia desestabilizadora a su eterno enemigo, el presidente Rosell. Pero ha sido poco generoso con la figura de Tito Vilanova. Se le olvidó su propia experiencia cuando tuvo su crisis cardíaca y tuvo que recurrir a su etapa del "chupa-chups"...

Tito ha estado elegante: “Los médicos me han dicho que para adelante”. Por lo que se ha postulado como el entrenador del Barcelona sin ninguna duda. “Lo puedo decir más alto, pero no más claro: seguiré entrenando al Barça”. Por tanto, firme en su cometido y de una manera pública. “Agradezco incluso que Cruyff se preocupe de mi salud; ya sabemos que sus declaraciones son siempre imparciales y desinteresadas”, comentó irónicamente el entrenador barcelonista. Piensa que Cruyff, quizás, esté reclamando parte del éxito que con Guardiola él también se lo adjudicaba: “Yo también estaba entonces, pero no creo tampoco que la gente elogie a Pep para atacarme a mí”.

Aclaró el entrenador que tendrá revisiones periódicas y en algunos periodos se ausentará. Hasta llegó a asegurar que entendería que pusieran a otro entrenador pero el club le ha dicho: “Sigues, y ya veremos que nos depara el futuro”. Por tanto, la apuesta está clara. Por tanto, nadie se llamará a engaño. Todos sabemos, que no se puede entrenar por correspondencia a un equipo. Pero si hay confianza plena en el equipo de trabajo es un gesto de grandeza importante. Las decisiones “in situ” van a tener que ser tomadas en momentos sin la presencia directa de Tito Vilanova, lo cual no es fácil de admitir por todos los que constituyen ese equipo. Incluidos los propios jugadores…

Sin duda, va a ser una prueba muy importante de funcionamiento estructural, tanto organizativamente como de desempeño de las personas en sus tareas individuales y en equipo. Y es difícil que todo funcione cuando el jefe no está presente. Siempre me creí aquel refrán antiguo de que: “El ojo del amo engorda al caballo”. La experiencia pasada fue positiva en la Liga que acabó con el Barça campeón.

Todos somos conscientes, y Tito Vilanova el primero, que cuanta mayor presencia cerca de los jugadores mucho mejor. Y se cumpliría que “No hay mejor perro que sombra de mesonero”…

 

 no hay comentarios
anónimo

400 caracteres restantes | cancelar

el autor
Manuel Rodriguez Garcia

Manuel Rodriguez Garcia

Futbolista en sueños. Entrenador virtual.

sus favoritos

sus favoritos

Todos los equipos, Todos los futbolistas Todos los entrenadores Algunos periodistas
Manuel Rodriguez Garcia en twitter